Guerrilla gramatical

pluma-y-papel

Tildes rebeldes

Que la RAE recomiende y que nadie secunde desconcierta. En español tenemos “tildes rebeldes”. Porque con espadas en alto nuestros pequeños lectores y futuros grandes escritores no saben a qué atenerse.

En 2010 se publicaba la última revisión ortográfica de la RAE. Se puede consultar en línea, por cierto en versión beta  desde hace años:

http://aplica.rae.es/orweb/cgi-bin/buscar.cgi

El centro de la polémica es, por ejemplo, el consejo de no tildar la palabra “sólo”. Esto, que obedecía  a criterios de modernizar, se ha topado con la reacción de escritores nada reaccionarios, como Pérez Reverte, Muñoz Molina o Javier Marías, que hacían oídos sordos a las recomendaciones. Estos indepentildistas deberían ser conscientes que seguro son más leídos que la RAE y que dejan a los profesionales de la edición de textos y correctores en serios aprietos. ¿Qué hacer? Son tildes en las que no se constata su pérdida.

En defensa de la ortografía

La RAE reconocía también su derrota.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/01/09/cultura/1357735373.html

Esta tibieza de consejos no marca un criterio claro y es terreno abonado a la ambigüedad:

 

 

http://www.huffingtonpost.es/2016/02/13/tildes-real-academia_n_9224712.html

 

La primera edición de la Orthographia aparece en 1741. Desde esa fecha se han publicado más de quince ediciones de la obra, además de prontuarios y compendios destinados al uso escolar.